Las 8 especies de aves más comunes en el Paraje Natural

Además de la riqueza de su vegetación, el Paraje Natural Marismas del río Piedras y Flecha del Rompido destaca por su diversidad avícola, ya que es un lugar de paso de múltiples especies migratorias.

Ello invita al disfrute de profesionales y aficionados, que encontrarán en esta Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) tanto aves comunes como algunas más raras. Hoy nos centraremos en las primeras, fáciles de identificar para cualquier persona:

Gaviota sombría

1. Gaviota sombría (Larus fuscus)

Con una impresionante población de 3100 ejemplares, la gaviota sombría es el ave estrella del Paraje Natural. Es fácilmente por su plumaje, completamente blanco salvo en el lomo, de intenso color gris. Las patas, pico e iris presentan un vivo color amarillo. Es muy parecida a la gaviota patiamarilla, que abunda en puertos y localidades costeras. La gaviota sombría, sin embargo, es más reservada. Se trata de una especie omnívora y colonial,  por lo que es habitual encontrar grupos en la playa en busca de alimento.

Correlimos común

2. Correlimos común (Calidris alba)

El pequeño correlimos, con 1500 ejemplares, es uno de los favoritos de los niños debido a su particular forma de correr por la orilla (de ahí su nombre común). Tiene pico y patas de color oscuro y los adultos son los más fáciles de identificar en su plumaje nupcial (de reproducción), ya que presentan un parche negro muy llamativo en el pecho. Se alimenta principalmente de insectos y larvas que encuentra en la superficie o a escasa profundidad en el lodo. Por eso vive en zonas de hierba cercanas a lagunas. La incubación de los huevos dura aproximadamente 21-22 días y es realizada por ambos sexos.


3. Gaviota reidora (Larus ridibundus)

El nombre de esta gaviota proviene de su canto, muy similar a una risotada. En el Paraje Natural hay unos 700 ejemplares y es especialmente fácil de identificar por su capuchón de color chocolate en época de reproducción o al seguir los arados de los cultivos cercanos. Se alimenta principalmente de animales, aunque come casi cualquier resto orgánico.


4. Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)

Esta especie, presente con unos 700 ejemplares, es un ave grande y de color negro. Aunque inicialmente migratoria, actualmente la mitad de la población es permanente dadas sus dotes para la pesca. Sumerge tres cuartas partes de su cuerpo cuando nada y al salir permanece en rocas o árboles con las alas extendidas para que se sequen. Se alimenta de peces de diverso tamaño, que puede capturar incluso buceando, lo que a menudo le granjea la enemistad de pescadores.

5. Chorlito gris (Pluvialis squatarola)

Este ave estrictamente migratoria llega desde Siberia en octubre y vuelve a irse en mayo. Al Paraje Natural llegan cada año unos 240 ejemplares, que se alimentan de lombrices, crustáceos y moluscos que atrapan a la carrera sobre la superficie. Tiene un tamaño medio y es bastante ruidosa en su canto. Durante el verano vuelve a la zonas de cría en la tundra siberiana. Su plumaje es mayoritariamente gris salpicado de blanco, aunque adquiere un color negro intenso en el pecho y la cabeza durante la reproducción.

6. Chorlitejo grande (Charadius hiatienla)

El chorlitejo grande no se reproduce en nuestra zona, aunque cada invierno nos visitan unos 280 ejemplares. Es un ave limícola de tamaño reducido que se alimenta de gusanos, crustáceos y moluscos que atrapa con el pico tras una pequeña carrera sobre el lodo. Durante el verano vuela al norte, ya que se reproduce en altas latitudes, desde Norteamérica hasta Siberia.

7. Chorlitejo chico (Charadius dubius)

El chorlitejo chico es bastante similar a su hermano mayor, el chorlitejo grande, aunque su principal diferencia es el tamaño, evidentemente. Otra diferencia curiosa es que, aunque esta especie sí se reproduce en España, no pasa aquí el año completo, sino que pasa el invierno en África occidental. Se alimenta de insectos (escarabajos, hormigas, moscas, grillos…) y larvas que encuentra en la superficie. El número de ejemplares que visita el Paraje Natural es similar, unos 280.

8. Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus)

El último invitado de nuestra lista es el ostrero, que se alimenta de crustáceos y moluscos, cuya concha rompe gracias a su poderoso pico. Su color negro en lomo y blanco en el pecho, junto a su largo pico rojizo lo hacen inconfundible. En el Paraje Natural habitan unos 105 ejemplares, que pasan aquí el invierno antes de volver al norte. Los huevos, normalmente tres, son incubados por ambos sexos. El barrilete o cangrejo violinista típico de El Rompido es una presa habitual del ostrero.